miércoles, diciembre 28, 2005

Hace meses que está helando ( y nevando) aquí en Palencia , pero ha tenido que ser hoy cuando los telediarios se hagan eco de la ola de frío siberiano y se apresuren a dar consejos para salir a la carretera en estas condiciones. Para colmo, se menciona el estado de las carreteras en Alava, en Lérida, en Navarra...¡pero si Burgos está enterrado en nieve desde hace días! En cuanto a los consejos, voy a dar yo los míos ( en este tema puedo hacer una tesis). Supongamos que nos encontramos perdidos en un pueblo de la carretera de Aranda de Duero, que se hace de noche y está nevando. Supongamos que no hay más medio de llegar a Palencia que conducir nuestro coche. Ante todo, no nos dejemos llevar por el miedo (éste neutraliza nuestra capacidad de razonar). Pensemos. El teléfono de información de la DGT es totalmente inútil, porque nuestro conocimiento empírico nos dice que cuando una lo usa y pide información sobre el puerto de Pajares, el sistema entiende Sitges; tampoco entiende las palabras Guadarrama , Somosierra y de Despeñaperros ni hablamos. Podemos buscar en el pueblo a alguien que hable castellano de Valladolid y se entienda con la máquina.
Lo mejor es mantener la calma, ir despacio y no hacer caso del pilotito amarillo con forma de triángulo que puede encenderse en el cuadro de mandos (uno de estos días leeremos las instrucciones del coche a ver qué significa). Otra cosa: en la tele se ven largas filas de coches atascados en la nieve y voluntarios que reparten comida y chocolate entre ellos. Bien,no tengo ni idea de dónde sacan esas imágenes porque eso no ha pasado nunca en España. Mi consejo es echar el seguro.
¿Las cadenas y el chaleco fluorescente? Son útiles. Igual de día y con cuatro horas todos sabemos usarlas, pero en una tormenta de nieve ni lo intentemos; nos servirán si tenemos que hacer noche en el hotel de Magaz. Los neones intermitentes nos guiarán hasta allí. Una vez alojados, pondremos el chaleco por encima de la cama para evitar que las sábanas se vayan andando solas y atrancaremos bien la puerta con las cadenas...la improvisación es nuestra aliada en momentos difíciles, recordadlo. Sed prudentes, y feliz año a todos.

lunes, diciembre 26, 2005

Ésta es la Navidad menos navideña que he vivido en mi vida. Y eso que venía con ganas porque el año pasado me tomé Navidades sabáticas. Y hace un frío del carajo. Ayer lo comenté con tres o cuatro personas y opinaban lo mismo. ¿Es una tendencia general?

viernes, diciembre 23, 2005

Que cutres.
Feliz Navidad a todos, fenómenos.

lunes, diciembre 19, 2005

Ni marea azul ni roja. O lo que es lo mismo, ni blanco ni negro. Gris.

viernes, diciembre 16, 2005

Googlefight, de lo más divertido -y simple- que he visto en los últimos días. Podéis comparar cualquier término, incluidos nombre propios, claro. Por ejemplo (lo siento Nacho, jaja). Aunque a los 5 minutos aburre, está claro.

viernes, diciembre 09, 2005

Esta mañana me he hecho a mi mismo una encuesta. La pregunta era: ¿cuál es la pregunta más absurda que se ha hecho jamás en una encuesta?. Ha ganado por abrumadora mayoría la que hace hoy el periódico El Mundo en su edición digital: ¿Estaría a favor de que se deje en libertad al asesino de John Lennon ahora que se cumple el 25 aniversario del asesinato? No, en serio, ¿a quién coño se le ocurrió realizar esta encuesta? Va a resultar ahora que a los asesinos hay que dejarlos en libertad una vez que se cumplan las bodas de plata de sus crímenes... Lo que me llama la atención poderosamente es que, al momento en el que escribo esto, un 18% de los encuestados están a favor de soltar al loco ese...
Está claro que Sabina sabe elegir dónde correrse las juergas.
Nacho, dime que estabas en el concierto.

martes, diciembre 06, 2005

La verdad es que El Roto me parece un genio, aunque a veces se pase de abstracto.

lunes, diciembre 05, 2005

Cuando un jugador de tenis da un revés a dos manos y la pelota va a golpear en la cinta superior de la red, por una fracción de segundo la pelota queda suspendida en el aire, pudiendo decantarse por caer en su propio campo y perder, o en el contrario y ganar... Así, como esa pelota congelada sobre la red, así se encuentra mi opinión sobre Match Point, el último parto de Woody Allen. Y es que no sé que decir... Todo el mundo comenta que es una genialidad, que probablemente sea su mejor peli en los últimos 20 años, que si tal, que si cual... Tengo clarísimo que no es su mejor peli (los que dicen eso es que no han visto Manhattan, Sueños de un Seductor, Delitos y Faltas, Hannah y sus Hermanas, Annie Hall, Días de Radio y sus otras treinta y tantas pelis). Tengo clarísimo que no es de su mejores últimas pelis (a mi, digan lo que digan, Melinda & Melinda me pareció un peliculón) y también tengo clarísimo que es la pelicula menos woodyalleniania de todas su carrera (junto con ese homenaje a Ingmar Bergman que es Septiembre. Peliculón por cierto). Si uno llega al cine cinco minutos tarde a ver Match Point, lo justo para perderse lo único que hay de Mr. Allen en toda la peli (los títulos de crédito en blanco sobre fondo negro y sus dos productores de toda la vida, Charles H. Joffe, Jack Rollins), creo que jamás podría decir que esa peli es de él. No hay nada. Ni NY, ni dialogos delirantes, ni abrigos maravillosos, ni psiquiatras, ni frases brillantes, ni música de jazz... Yo no digo que no esté bien innovar, cambiar de estilo, de ciudad, dar un giro en una carrera, pero... Y no quiero decir con esto que la película no me haya gustado, que va, me ha gustado y mucho, pero no la identifico con mi adorado pelirrojo. Y encima, el guión, la historia, no deja de ser similar a la de Delitos y Faltas sólo que en Londres.
Empiezo a decantarme porque la pelota caiga del lado malo de la red (que en el caso de Woody Allen siempre será un lado malo buenísimo, claro). No me ha acabado de convencer. Y es que para mi, que me he visto todasmenosdos pelis y documentales, me he leido sus libros, e incluso tengo cds con su música, Woody Allen será siempre ese tipo pequeño y pelirrojo que en Delitos y Faltas salía con su sobrina del cine con el abrigo más bonito del mundo al compás de los acordes de Django Reinhard.

jueves, diciembre 01, 2005

Ojalá se lo den a mi adorado Benedetti.