martes, enero 25, 2005

Érase una vez el amor pero tuve que matarlo.

Éste es el último libro de Efraim Medina Reyes, un colombiano con aspecto de capullo integral y pretensiones de escritor maldito. Sin embargo debo reconocer que su libro me ha gustado. Lenguaje directo, grandes referencias literarias y musicales, sentido del humor y sobre todo sensibilidad cruda cuando habla de sus relaciones. Muy entretenido.

He necesitado unos mesecitos para adaptarme al frío europeo pero he vuelto.


No hay comentarios: