viernes, septiembre 03, 2004

Este mes de Agosto ha sido totalmente atípico para mí. Acostumbrado a pasarlo en un “cantinho” cántabro, este año he estado en Brasil y la mayor parte del tiempo trabajando. Ciertas circunstancias personales, además, me empujaron a un estado de ánimo muy particular. Así que decidí con ese sentimiento dramático de lo inevitable, esa melancolía a veces tan necesaria, entregarme al ron y a la lectura de Fernando Pessoa. Pese a conocer las dos cosas estaba más familiarizado con la primera. Sin embargo, qué genio Pessoa, Caeiro, Reis, de Campos, tantos poetas en uno.
De los que dejan huella.

Así que ahora viene un Septiembre con diez días entre Uruguay y Argentina , vuelta a España y Octubre de incertidumbre. Sólo hace falta que sople un poco de viento a favor.

No hay comentarios: