jueves, enero 24, 2002

Sí me doy cuenta, Yayo. Y desde hace mucho tiempo intento divulgar esta idea. Parece mentira que un madridista como yo diga esto, pero así es la vida. No fui, soy, ni seré "raulista". Fui, soy y seré un enamorado de la siempre criticada y nunca reconocida Quinta del Buitre. Jugadores con calidad, con toque, con elegancia y con clase. La elegancia de Martín Vázquez, el toque de Míchel y... la genialidad del Buitre. Eso es fútbol y lo demás cuento. Claro, el problema era que decían los entendidos que no corrían. Pero ya decía Johan Cruyff que en el campo quien tiene que correr es la pelota y no el jugador. Nunca ganaron la Copa de Europa, quizá alguien no les dejó en la triste noche holandesa, pero el tiempo les pondrá donde se merecen y ese lugar está muy por encima de Raúl.

No hay comentarios: