miércoles, enero 23, 2002

Leo hoy en La Nueva España un artículo que firma mi amigo F. de la Ballina que los jovenes cualificados, -y los que no lo son tanto, me parece a mí-, emigran a otras regiones en busca de su primer empleo o mejores salarios. Y digo yo que si aquí nadie hace nada para parar esto. La gente se va y parece que no se quieren dar cuenta. Y lo más triste de este asunto es que todo el que está fuera de Asturias quiere volver, porque se vive de maravilla. Y mucha gente quiere volver aún perdiendo categoría profesional o dinero. Pero ni con ésas. Es la gran estampida. ¡A ver quién lo remedia!

No hay comentarios: