miércoles, noviembre 21, 2001

Bona tarda a tothom. Quisiera recomendaros con toda el alma una entrevista que Miguel Mora (no es precisamente un tipo que se juegue la vida haciendo reportajes, pero es un extraordinario periodista cultural) ha hecho a un cantaor flamenco llamado Joaquín, El Canastero, en El País. Los que seáis tan antiguos como yo, podéis encontrarla en la página 41 del diario, en la sección de Espectáculos. Menudo tipo, es tan interesante que no hace falta ni foto (de hecho, la entrevista viene sin foto, algo rarísimo), hoy presenta su primer disco con sesentaytantos tacos y tiene unos giros y unas salidas, una humanidad y un desparpajo que asustan.
A ver qué tal os parece.
Mañana a las tres de la tarde parto hacia Gijón. El Festival de cine comienza el viernes y tiene muy buena pinta. El sábado entrevisto a Tom DiCillo, el director de Johnny Suede, Vivir rodando, La caja de luz de luna y Una rubia auténtica. Ya os contaré, es muy bonito poder entrevistar a un cineasta del cual has visto todas sus pelis, aunque en este caso (como en el de Kevin Smith o Juan Carlos Fresnadillo, que sólo ha hecho una) no es muy complicado.
¡Ah!, otra cosa. Dedicada a los antiraulistas, que están muy crecidos últimamente (os diréis, ¿cómo es posible que este tipo que no ha hecho na de na en la Liga, que casi no sale ni en los resúmenes de Estudio Estadio, que no sabe ni golpear el balón, etc. ya lleve 5 goles y esté siempre ahí: esa es su genialidad, no tiene explicación, es un ganador y punto. Otros juegan al fútbol, él gana). Para compensar todas las razones (que igual hasta tienen razón, que yo no soy ningún forofo de Raúl) que arguyen a menudo contra él. Ahí va un granito de arena: Principios de 1996, la selección española se juega en Praga la clasificación para los Juegos Olímpicos. República Checa 1-España 2 (Raúl, Raúl). Y a Atlanta. Clemente se llevó a la Eurocopa a Manjarín. Y jugamos como nunca y perdimos como siempre. A los penáltines.

No hay comentarios: